HUFFINGTON POST: La Generalitat denuncia a una plataforma antiabortista por acoso e intimidación frente a clínicas en Barcelona

15 OCT

Analizamos la credibilidad de la noticia «La Generalitat denuncia a una plataforma antiabortista por acoso e intimidación frente a clínicas en Barcelona» del medio digital Huffington Post (HuffPost) con el subtítulo: «La titular de Igualdad y Feminismos recuerda que el derecho al aborto está blindado en la comunidad y "no van a permitir que se ponga en cuestión o se dificulte"».

Es una noticia redactada por la agencia EFE (a quien serían aplicables, por tanto, los comentario que hacemos a esta notica) y que ha encontrado eco en otros medios como La Vanguardia.

En el párrafo:
«La campaña lleva por lema “40 Días por la Vida”, se lleva a cabo en diversas ciudades de todo el mundo con el objetivo de luchar contra el aborto y está promovida por grupos ultrarreligiosos y de extrema derecha» Información falsa Adjetivo agresivo ya encontramos las primeras falsedades o bulos.
No hay más que mirar en las bases de la campaña 40 Días por la Vida en cualquiera de sus webs para comprobar que la campaña rechaza y prohibe cualquier proselitismo político y cualquier adscripción a ningún partido. Tampoco hay ninguna prueba (ni el medio da ninguna ni la hemos podido encontrar) de que esta plataforma esté directamente financiada por partidos políticos.

La noticia prosigue:

«El escrito presentado se fundamenta en que las personas se concentran, entre otras, ante la Clínica Aragón y llevan a cabo diferentes actos como “dirigir de forma reiterada mensajes verbales y visuales (a través pancartas) Verbo o expresión emocional , de carácter religioso y culpabilizador, a las mujeres que acceden a la Clínica, con la intención de disuadirlas de su decisión de ejercer el derecho de interrumpir el embarazo”

El medio está refiriéndose al escrito de la administración catalana, pero no informa a sus lectores de hechos básicos del marco legal y del sentido común que convierten en ridículas las afirmaciones de dicho escrito.

Atendamos a la alambicada forma de decir que unas personas rezan delante de la clínica con un cartel que dice "No estás sola. Podemos ayudarte". ¿Qué son mensajes de carácter culpabilizador? ¿Podríamos decir que prácticamente todas las campañas de sensibilización sobre cualquier tema contienen mensajes culpabilizadores, ya que inciden en la idoneidad de determinados comportamientos sociales o expresan una determinada visión sobre éstos?

Lo que esconde el escrito de la Generalitat es una forma más de censura, a la que nos tiene tan acostumbrados. Según ellos, no es posible expresar una opinión si la persona receptora del mensaje se siente culpable (o dicho de otra manera, si el partido que preside ese departamento de la Generalitat no está de acuerdo con el mensaje), lo cual es una aberración jurídica, pues el derecho maneja conceptos objetivos, no subjetivos.

«La Generalitat pide a la Fiscalía que intervenga para evitar que el delito de coacción y acoso se repita a diario hasta el 6 de noviembre, evitando así que se puedan producir las lesiones derivadas de esa conducta en la esfera psíquica y de los derechos de las personas víctimas de este comportamiento

La Generalitat ignora (y el medio también) que no existe delito alguno en concentrarse para rezar en la vía pública con un cartel de ofrecimiento de ayuda. También ignoran (y nos tememos que adrede) que las lesiones derivadas en la esfera psíquica son precisamente las del propio aborto, según está indicado en los estudios que se han hecho sobre los riesgos y consecuencias del aborto en el ámbito mundial. Poco tienen que ver con el "comportamiento" de apelar a las mujeres a que no se arriesguen a sufrir estas secuelas con mensajes en positivo.

No es extraño que hace escasas semanas el Tribunal Supremo haya multado a ACAI, la asociación del 90% de las clínicas abortivas de España, por mentir a las mujeres con publicidad engañosa al ocultar los riesgos reales del aborto. Todo ello, por supuesto, con el fondo del lucro que obtienen de esas intervenciones, con lo que se demuestra lo nada que les importa el bienestar o los derechos de la mujer, y lo todo que se preocupan por engordar su cuenta de resultados.

«La querella explica cómo grupos de personas organizadas por la campaña internacional fundamentalista “40 Días por la vida” se reúnen ante tres clínicas donde se practican abortos con el objetivo de intimidar y disuadir a las mujeres y al personal de las clínicas

El adjetivo fundamentalista es un recurso gratuito del redactor para difamar a esta campaña mundial pacífica. No existe ningún motivo para aplicar este adjetivo excepto un deseo de manipular al lector. Verbo o expresión emocional

«Según las pruebas aportadas, en las inmediaciones de las tres clínicas de Barcelona afectadas se ha detectado que en torno a los edificios hay personas con la camiseta de la campaña que, rodeadas de pancartas con mensajes antiabortistas, tienen la intención de coartar Información inconsistente e influir en las mujeres que deciden abortar

La campaña es indudablemente antiabortista, pero los mensajes no son específicamente antiabortistas, ya que ofrecen ayuda a las mujeres para informarlas de la verdadera naturaleza del aborto, cuestión que se les oculta en las clínicas, en la información oficial, en los medios y en muchos ámbitos sociales. El carácter informativo no es en absoluto coercitivo, aunque es obvia (y declarada) su voluntad de influir en el ámbito social (incluidas las mujeres). Toda expresión pública lleva inherente la voluntad de influir o comunicarse.

«Además, la Generalitat ha constatado que esta presencia no puede obviarse cuando se quiere entrar en las clínicas, y resulta imposible no escuchar a las personas concentradas o mirar sus pancartas

No se aporta ninguna prueba de esta afirmación Verbo o expresión emocional . Esto dependerá del nivel de ruido de la vía pública y de lo cerca que nos pongamos de la concentración de orantes. La afirmación es falsa de necesidad.

«Estas conductas, añade la denuncia, también incomodan a las personas trabajadoras y profesionales de las clínicas, “cuestionando y juzgando su actividad de forma negativa con parámetros morales”, según puntualiza el escrito presentado a la Fiscalía

La capacidad de "juzgar" tiene más que ver con la realidad del aborto que con la actitud de los orantes de 40 Días por la Vida. Evidentemente la defensa de la vida es un parámetro moral que las autoridades y mayoría de grupos sociales han abandonado, pero también es una realidad jurídica en la Constitución Española, que desgraciadamente mantiene en un limbo jurídico a la ley del aborto, gracias a la negligencia del Tribunal Constitucional en atender el recurso presentado hace  más de una década. No es delito incomodar, ni tampoco juzgar.

«Al mismo tiempo, la denuncia pone de relieve que la propia web de la plataforma incluye una guía y un conjunto de estrategias que orientan sobre cómo actuar en estas concentraciones, para evitar que se aplique la ley y que no se pueda considerar un delito Información falsa reincidente

En la web de la plataforma, en efecto, se incluyen estrategias para defender y garantizar los derechos de los orantes en la vía pública (libertad de movimientos, de culto y religiosa, de expresión, de concentración, todos ellos fundamentales, a diferencia del supuesto derecho al aborto), pero es rotundamente falso  que se invite o sugiera a nadie de la campaña a no cumplir la ley, sino precisamente a colaborar siempre con las autoridades locales y a cumplir la ley escrupulosamente.

 

Nuestra calificación para esta información es:
Credibilidad BAJA
Tendenciosidad: ALTA



Penalizaciones: 34


Otros artículos


Ciudadano Crítico